Lo primero, empieza a temblar la tierra fuertemente y hay gente que en lugar de protegerse hace cosas que parecen más importantes que su propia vida: la popularidad de un vídeo o lograr llegar al paraíso si todo se desploma...

Volviendo a la información sobre el terremoto, las noticias que siguen llegando no hacen más que magnificar la tragedia. Este ya ha sido declarado como el terremoto más devastador que ha sufrido el país en los últimos 50 años.

Como curiosidad, hoy el Diario ADN retrata una parte importante de las historias humanas detrás de una tragedia de este tipo: la del inmigrante que se encuentra a miles de kilómetros y con la angustia que conlleva la falta de información y el fallo en las comunicaciones.

Mientras tanto, el número negro crece hasta las 450 víctimas mortales, según un reporte de la ONU y la Autoridad Nacional para la Gestión de Desastres de Perú. Por lo pronto, la ayuda humanitaria se pone en marcha: Francia, España, la Comunidad Europea y varios países de América Latina ya han comenzado sus dispositivos que incluyen el envío de especialistas, medicinas y alimentos.