Las notas de prensa corporativas pasan por ser un verdadero cáncer de las relaciones públicas y del marketing en general. Son textos fríos, odiosos y que mienten, exageran o adjetivan demasiado para llegar a una conclusión pocas veces fiel a la realidad: esta compañía, institución o servicio es el mejor.

Hace falta una gran renovación en los cimientos del periodismo corporativo y en las agencias de comunicación. ¿Un perfecto ejemplo? Hagamos memoria: el domingo pasado el Real Madrid perdía la Supercopa de España para marcarse así una de las peores pretemporadas de la historia del club.

Mientras tanto, en el universo paralelo de la web oficial del club, aparecía la noticia tratada con particulares matices:

Los de Schuster, que hicieron un gran partido, demostraron estar en perfecta forma para afrontar el primer partido de Liga del próximo sábado (20:00 horas, PPV) ante el Atlético de Madrid. El Sevilla, fiel a su estilo de juego, fue un digno rival. Un golazo del debutante Drenthe fue lo mejor de un partido en el que a pesar de la derrota, el madridismo se quedó con buen sabor de boca.

Los que entienden de fútbol, aseguran que ni el madridismo está contento, ni las cosas van bien en el equipo galáctico. Entonces, ¿de verdad es necesario engañar a alguien? Una cosa es comunicar y otra es crear una realidad paralela y una eterna sensación de calma. Señores, que aquí no somos ni chinos, ni tontos, y eso va para todas esas empresas que envían notas de prensa super-adjetivadas y subjetivas -tomando en cuenta lo relativo del término-.

Enlace: Para realmadrid.com, el equipo está "en perfecta forma"