La tecnología es un cúmulo de intenciones que tratan de hacernos la vida más fácil, en ocasiones de manera exitosa y otras tantas de manera más bien estrepitosa. Hay veces que los desarrolladores quieren sobreproteger demasiado al usuario y hacerle la vida más cómoda de lo normal.

El más reciente ejemplo de esto último viene incluído en las nuevas Cybershot DSC-T200 de Sony, que incorporan un detector de sonrisas. Según cuentan, la cámara cuenta con un algoritmo propietario, que detecta cuando el fotografiado sonríe, para hacer la instantánea en ese justo momento. Incluso hay 3 grados de ajuste por si quieres una fotografía simplemente sonriente, o por el contrario, casi carcajeante.

¿De verdad ustedes le ven utilidad? Más allá de la simple curiosidad, no creo que sea una característica que ayude a decidirse por una cámara. Por otra parte aterra, como cada vez más delegamos cosas tan humanas en la tecnología.

Enlace: Sony DSC T200