No sé si lo recuerdan, pero cuando Eduardo García presentó la estimación de que Carlos Slim ya era el hombre más rico del mundo; lo primero que se dijo es que se esperaba la confirmación de la revista Forbes, que suele ser la que publica el ranking casi siempre tomado como oficial.

Ahora es Fortune, la que hace público su ranking, y efectivamente, el mexicano ocupa el primer lugar con una fortuna cifrada en 59.000 millones de dólares. Desde luego es mucho menos de los 67.800 millones que cifraba García en su estimación, aunque está basada en el valor público de las compañías que Slim posee.

La diferencia con la fortuna de Bill Gates no resulta tan abultada como se esperaba, ya que el fundador de Microsoft ocupa el segundo lugar con 58.000 millones de dólares. Eso sí, en el artículo de Forbes marcan una gran diferencia entre ambos millonarios:

Mientras "Gates está vendiendo su única fuente de bienestar, las acciones de Microsoft, para construir su fundación, Slim crece a un ritmo impresionante. Su valor neto creció el año pasado en 12.000 millones de dólares" [...] "Slim es uno de los grandes de México que impide su crecimiento por estar al frente de monopolios u oligopolios", consideró ese académico en sus declaraciones a la revista. Grayson señaló que si la economía mexicana es "altamente ineficiente" y "pierde competitividad, es por personas como Slim".

Y esa es justo la imagen que no le favorece en nada a Slim. Y no es algo que no sepa el equipo que le rodea, que ya se está encargando de realizar acciones para cambiar la mala imagen que las empresas que posee, le han dado al multimillonario mexicano.

Enlace: El mexicano Carlos Slim supera a Bill Gates y se convierte en el hombre más rico del mundo | Imagen: El Mundo