El habitual lema para concienciar sobre el abandono de mascotas en verano, se lo podríamos aplicar a un etarra, que ahora está bajo una búsqueda policial extrema, por pecar de desconfiado in extremis:

El presunto miembro de ETA José María Zaldúa Corta, Aitona, abandonó el pasado jueves en el Pirineo al hijo de su pareja, de 13 años, para darse a la fuga después de confundir a un grupo de excursionistas con policías. Agentes franceses han detenido a primera hora de la mañana de hoy en la localidad de Hasparren a Lourdes Garay Aguirre, la madre del menor y compañera de Aitona.

Parece que antes de huir, Zaldúa explicó al niño por donde tenía que seguir el camino. Grave error, ya que el niño fue encontrado horas después por un pastor que lo llevo hasta un hospital, donde la gendarmería logró que diera sus datos, los de su madre y por consiguiente, los del terrorista.

Ahora la policía francesa vuelve a estar bajo la pista del terrorista, que ya fue detenido en el 2002, pero fue liberado por un error de la justicia francesa, a pesar de estar acusado del asesinato de 14 personas en los años 90.

Enlace: Un etarra abandonó al hijo de su pareja en el Pirineo al confundir a unos excursionistas con policías