La pop culture estadounidense se extiende hasta los lugares menos pensados. Y ¿qué pasa? Los geeks también tienen derecho a pagar para obtener lo que una computadora y maratones de Star Wars no les dan -malditos sean los tópicos-.

Para los interesados, las imágenes pertenecen a un documental de la HBO. El local se llama Bunny Ranch y está en las afueras de Reno, Nevada. Eso sí, que conste que prefiero mil veces más a la Slave Leia. Será que aún no me paso al lado oscuro de la fuerza.

Enlace: Stormtrooper Stripper | Vía: No puedo creer