El boombox es uno de los símbolos más importantes de la pop culture estadounidense de los 80. Aunque estos enormes aparatos de radio se pusieron a la venta a mediados de los 70, fue en la siguiente década en la que se convirtieron en el elemento principal de todo hip hopero o de los habituales bailarines de break dance de la época.

Este nuevo boombox no es más que el camuflaje de otro dock multifunción para el iPod, que amplifica la música gracias a sus 15 vatios por canal. Olviden las 2 caseteras, porque el Lasonic High Performance Music System lleva incorporado un lector de tarjetas SD y MMC, además de la posibilidad de reproducir desde una llave USB. Además, la entrada de micro se mantiene por si te propones ser el nuevo Marshall Mathers.

Muy bonito, pero no pasa de ser un producto que juega con la nostalgia. Porque es demasiado aparato -por características técnicas- para los que normalmente podrían llevar un boombox, y es demasiado aparato -por tamaño y peso- para los que querrían llevarse a la calle un reproductor de este tipo: sin duda alguna, los maduritos tecnológicos se inclinarán más por iPod HiFi. Al menos esta resurrección de la radio enorme no se traga 10 pilas tipo D, eso sí, el hombro sigue sufriendo igual.

Enlace: Ultimate Ghetto Blaster iPod Dock