Si alguien me preguntara por la peor jugada que se le puede hacer a un linuxero, yo claramente respondería: Obligarle a utilizar Windows. Pero a Scott McCausland, la justicia estadounidense se lo ha puesto aún más difícil, ya que, o se pasa al sistema operativo de Microsoft, o no podrá conectarse a internet.

¿Qué hizo para merecer esto? Tirarle del bolsillo a Hollywood con una película tan taquillera como mala:

Sk0t era el administrador de la web de descargas EliteTorrents hasta que fue detenido por el FBI. Su pequeño negocio le valió una condena de cinco meses de prisión y otros cinco de arresto domiciliario por conspiracy to commit copyright infringement y criminal copyright infringement, o lo que es lo mismo: subir a internet la película de Star Wars: Episode III antes de su estreno en el cine.

Tras el castigo, ha llegado la penitencia. Todo lo que Sk0t vea ahora en Internet tiene que ser controlado por un programa especial que registra todas las páginas. Y es donde empieza el problema, porque el sistema operativo de Sk0t es Ubuntu (Linux) y el programa sólo funciona con Windows.

La gracia es que ahora, nuestro amigo linuxero recoge donaciones para comprarse una licencia de Windows y otra de Office. Aunque me parece exagerado que quiera cubrir hasta los 5.000 dólares en donaciones. Que la fuerza lo acompañe.

Enlace: Condenado a usar Windows

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.