Lo cuentan en The Inquirer, el supuesto motivo de no hacerlo open source es que muchas empresas maliciosas recompilan el código, le cambian el nombre y venden el cliente (el oficial siempre ha sido gratuito). Ojo: se habla del cliente oficial de BitTorrent y no del protocolo en si.