El colmo y el extremo del pésimo servicio al cliente, Hannah King, de 51 años de edad, quiso contactar con BT porque el técnico nunca llegó:

Al principio, la cliente estuvo en línea ocho horas consecutivas escuchando una música de ambiente antes de darse por vencida. King esperó de nuevo ocho horas al día siguiente sin éxito.

Al día siguiente, después de cuatro horas de espera, colgó.

Tras un total de 20 horas de espera, "estaba tan nerviosa que me puse a llorar", contó al diario británico. "Es un 'servicio al cliente', por dios, y una compañía como BT debería por lo menos ser capaz de responder al teléfono".

De acuerdo a BT es culpa de un nuevo sistema en el call center. (sí, claro...)

Enlace: Un cliente permanece veinte horas al teléfono para contactar con atención al cliente