Según un ex-jefe de la agencia de expionaje cubana, lo más cerca que la CIA estuvo de matar a Fidel Castro fue gracias a un batido de chocolate envenenado:

Ocurrió una noche de marzo de 1963, cuando Castro pidió un batido en la cafetería del Hotel Habana Libre. La pequeña cápsula de botulina enviada por la CIA que un camarero había escondido en un refrigerador se congeló y el veneno se derramó accidentalmente al manipularla.

"Fue el momento más cercano que la CIA estuvo para asesinar a Fidel. Para mí ese es el complot más importante", dijo el general retirado Fabián Escalante, ex jefe del Departamento de Seguridad del Estado, durante una entrevista con Reuters esta semana.

Evidentemente aquel intento no fue fructífero, como tampoco lo han sido los 634 planes que según Escalante, han sido en su mayoría instigados u organizados por la CIA para matar a Fidel Castro. Hablamos de Talio, Dinamita e incluso un habano cargado de LSD.

Según Escalante, Castro se ha salvado gracias a un sexto sentido. Yo creo que tiene un pacto con el diablo.

Enlace: La CIA casi mata a Castro con un batido de chocolate