Erlich publica en El País su particular visión de las noches conyugales de hoy en día. Y parece que es cierto, el ordenador invade cada vez más nuestras vidas, incluyendo la sexual. ¿Quién hoy en día no se lleva el ordenador a la cama para terminar unas cosillas?

Enlace: Grandes inventos anticonceptivos