Me parece a mí que ya vamos bastante distraídos vamos por la calle cuando andamos mientras escuchamos alguna canción en nuestro reproductor de MP3. Pero imaginen si además de escuchar, nos pusiéramos a cantar. Al menos esa es la premisa básica del i-Sing: una especie de karaoke portátil, que además incluye la posibilidad de grabación.

Al menos espero que el manual de instrucciones incluya un aviso de utilicese bajo su propio riego. Eso, y que no lo prohiban en las calles de Nueva York, aunque nadie en su santo juicio haría lo mismo que los chicos del anuncio. Aunque claro, el target al que se dirige carece justo de eso, sino no me explico como alguien podría comprar una cosa tan fea e inutil.

Enlace: i-Sing: reproductor de MP3 con karaoke