Después del último modelo ensamblado en Irlanda del Norte en 1982, han tenido que pasar 25 años para que vuelva la producción en serie por parte de la empresa Espey que iniciará la producción los próximos meses, todo esto a partir de la fama de culto que el auto adquirió después de su aparición en la película Volver al Futuro.

Lamentablemente los objetivos de Espey son bajos, apenas 20 modelos anuales, por lo que ya tienen listas de espera de hasta 8 meses. Si quieres uno te costará entre 25 y 42 mil dólares.

Enlace: El coche de 'Regreso al futuro', el mítico DeLorean, vuelve al presente