Piénsenlo bien y miren su factura antes de responder: ¿El teléfono fijo que tienen en casa es propio o es el que alquila Telefónica a cambio de pagar una pequeña cuota cada mes? De ser la segunda opción, seguramente son ustedes los que permiten a Telefónica ganar grandes beneficios en este concepto.

Se trata de un beneficio no detallado, pero que sobrepasa al de la venta de teléfonos móviles. Para el Domo2 uno de los más comunes en el mercado, hablamos de un alquiler de 26 euros al año. Tomando en cuenta que Telefónica tiene el 86% del mercado de telefonía fija -15 millones de líneas-, una parte de ese porcentaje significa ya, una buena cantidad de dinero.

Eso, si no contamos además el ingreso fijo que reciben por el alquiler mensual de routers y descodificadores; que a fin de cuenta salen más baratos si se compran, en lugar de pagar alquiler eternamente a Telefónica. Por supuesto, con la compra, incluso se gana en calidad, porque esos equipos arrendados no destacan precisamente por este detalle.

Enlace: Telefónica ingresa más con el alquiler de fijos que con la venta de móviles