Mucho se ha hablado y escrito sobre la conexión a internet que hay en la Campus Party, que son 5 gigabits de ancho de banda, pero hay otros aspectos bastante interesantes de las conexiones aquí que se mencionan muy poco:

Gran parte de la gracia de estar conectados en la red local de la campus es la red P2P interna que se forma, al momento de escribir esto se han compartido 310 TeraBytes de archivos compartidos entre todos, pero en la noche aumenta. Para poder descargar algo tienes que compartir al menos 15 GigaBytes o no podrás conectarte.

La mejor forma de estar conectado no es usando WiFi sino por cable Ethernet, es lógico considerando la cantidad de información que está circulando y con menos de 50 megabits por segundo no aprovecharás la velocidad en la red local. Cada equipo conectado tiene una dirección IP pública homologada, es decir salida directa al internet, nada de NAT, así te evitas la necesidad de configurar puertos y cosas por el estilo.

No es raro alcanzar velocidades de 2 o 3 Megabits por segundo de subida, no solo es útil a la hora de compartir torrents pero a nosotros nos ha hecho muy fácil la vida cuando publicamos videos y fotos.