Días atrás mostrábamos las capacidades del Microsoft Surface, que funciona en una mesa que de móvil no tiene nada. El equipo de investigación de la emrpesa en Cambridge ha estado desarrollando una alternativa para portátiles, funciona por medio de sensores infrarojos que están detrás de la pantalla y detectan el movimiento de las manos y presión que se hace sobre la pantalla.

Siento que sigue siendo un poco incómodo y poco práctico pero son buenos inicios.

Enlace: Microsoft Research laptop multi-touch | Vía: UNEASYsilence