Interviú publica hoy unas imágenes aterradoras tomadas a Mariano Rajoy durante una visita a Barcelona.

Debe ser una especie de enfermedad psicológica que afecta a hombres con poder. Sino recuerden el dedo gordo de Paul Wolfowitz en Turquía. Aunque lo de Rajoy está en estado crítico. A esto sí que se le llama estar por debajo de la media.

Así es la vida. El hombre gana 8.000 euros al mes, pero no tiene a nadie que le compre calcetines entre mítin y mítin.