Lejos quedan los tópicos de que los extranjeros sólo llegabamos a los países ajenos a quitar el trabajo y las mujeres -u hombres- a los que allí vivían. A estas alturas queda más que demostrado que la inmigración resulta un buen *negocio* que mejora la economía del país anfitrión y la de los países de nacimiento, ayuda a mejorar la tasa de natalidad y a bajar la media de edad, cada vez mayor de los países europeos; eso sin contar los importantes aportes a la Seguridad Social.

Aunque a más de uno quiera hacer ojos ciegos frente a estos factores, no paran de llegar más ejemplos. El más reciente llega desde el estudio *Inmigración y mercado de trabajo*, publicado por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración.

> la concentración de trabajadores inmigrantes en categorías inferiores ha ayudado a que los nativos asciendan en la escala laboral y logren, con ello, un mejor salario. "El desplazamiento de los trabajadores nativos hacia las categorías medias y altas ha sido muy considerable en el periodo del 2001 al 2006, periodo en el que los flujos de inmigración han sido más intensivos", afirma el estudio.

Yo no abogo por las fronteras abiertas. Por supuesto debe haber siempre un tipo de regulación, pero cada vez es más demostrable que la inmigración no es más que un soplo de aire fresco para la vieja Europa. Por supuesto, como en todas partes, habrá excepciones; pero las que menos, desde luego.

Enlace: [La inmigración mejora el salario de los españoles](http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=420126&idseccio_PK=1009)