Greg Packer no se tatúa logos de productos destinados a morir, pero es otro más de la larga lista de chiflados fanboys ávidos de llamar la atención. Al señor se le ha ocurrido hacer fila desde la madrugada del Lunes en la Apple Store de la Quinta Avenida newyorkina, para ser el primero en comprarse un iPhone este Viernes.

Pero ya sabemos que estos sacrificios son más mediáticos que otra cosa, así que Packer ha abierto un insulso blog en el que cuenta la fantástica experiencia de ser el primero de la cola mientras duermes en la calle. ¿Te da pena? Pues el listo maquero ha abierto una cuenta de Paypal para que le hagan donaciones que le ayuden a pasar más cómodo la espera.

Sí, se gasta un dineral en un teléfono y quiere que le den dinero. Aunque tanto esfuerzo para comprar una primera generación de un producto Apple, hace que Greg me de casi tanta pena como el Gordo del Zune. Pero un momento, ¿hay algo peor que ser el primero de la fila? Sí, ser el tercero.

Enlace: Greg, la estrella de hoy