En las facultades de Periodismo ya es famosa la clase en la que te hablan del "Miedo editorial a El Corte Inglés". Como cuenta Pau Llop en su artículo, la empresa es el tercer mayor anunciante de España, lo le hace ganarse el favor de muchos medios a base de papeletas: Nadie habla mal de El Corte Inglés para no perder el ingreso por publicidad que la cadena de tiendas aporta.

Se cuentan muchísimos problemas de índole laboral y otros tantos que podrían afectar la imagen de marca que tiene la empresa, pero estos nunca salen a la luz. Ahora, UGT -uno de los mayores sindicatos de España-, quiere hacer un Google Bombing para que al menos internet aporte verdades sobre la cadena de tiendas:

Por eso, UGT Cataluña ha decidido aprovechar las nuevas tecnologías para dar a conocer a la ciudadanía que "desde hace varios meses, El Corte Inglés ha sido sancionado por varios motivos: persecución sindical, incumplir el convenio colectivo, incumplimiento de los descansos, uso indebido de locales, etc.".

Suceden muchas cosas que no se publican. Esto nos llevaría a lo que a partir de ahora denominaré como censura monetaria. ¿Podrá entonces internet acabar con esa opacidad? Posiblemente. Recordemos que la red y sobre todo la blogosfera no se casa con nadie: sino pregunten a Ikea, Jazztel o Air Europa.

Enlace: ¿Puede Internet acabar con la supuesta opacidad de El Corte Inglés?