¿Recuerdan esa expresión de se lo tragó la tierra? Se refiere a cuando alguien desaparece sin dar señales de vida. Pues bien, todo indica que eso mismo fue lo que le pasó a un lago de 30 metros de profundidad de Magallanes -Chile-, aunque de manera más literal:

"En marzo patrullamos la zona y todo estaba normal, en abril no pudimos ir y fuimos en mayo y nos encontramos con la sorpresa de que el lago había desaparecido completamente", dijo a Reuters Juan José Romero, director regional de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) [...] Una de las versiones que circulan entre los pobladores de la zona para explicar el hecho es que el fuerte terremoto que sacudió en abril la región de Aysén, que limita con la de Magallanes, formó la grieta que tragó el agua del lago.

Además del lago, un río cercano que era alimentado por el lago y que tenía unas dimensiones de 40 metros de ancho y 8 kilómetros de largo, ha quedado reducido a un "simple arroyo".

Calentamiento global aparte, lo cierto es que algo le está ocurriendo al planeta. ¿Será que se está echando a perder de tanto y mal uso que le estamos dando? De hecho, hoy inicia el verano en el hemisferio norte y en España apenas pasamos de los 22 grados.

Enlace:En sólo dos meses, desapareció un lago chileno de 30 metros de profundidad