Es posible que sus emisoras online favoritas no estén emitiendo música en el día de hoy. Esto se ha hecho como una señal de protesta por las altas tasas que tendrán que empezar a pagar las empresas reponsables de dichas emisiones a partir del mes de Julio.

La protesta ha sido convocada por la plataforma Save Net Radio, que agrupa más de 14 mil emisoras online. A la protesta se han unido pequeñas radios y las pertenecientes a grandes y reconocidas compañías como Yahoo, Rhapsody, Live 365 o Pandora.

Con la nueva ley, las empresas deberán pagar en concepto de derechos de autor en torno a los 9 y a los 18 céntimos de dólar por cada canción que suene. En muchos casos, esta subida terminará con el cierre de muchas radios musicales online. Y aquí es cuando el copyright viene a acabar con una idea de libertad que hace años se dio a estas emisoras en declive de las cerradísimas radios en FM.

En España, el panorama es un poco más consolador. Aquí la SGAE tiene unas tarifas muy caras aunque no están ajustadas al número de canciones emitidas -no demos malas ideas-. Las tarifas base mensuales son: 106,50 euros -páginas con 50 mil visitas mensuales-, 266,25 euros -páginas que posean entre 50 mil y 100 mil visitas mensuales- y 426,00 euros -para páginas con más de 100 mil visitas mensuales-.

Luego hay descuentos si la programación no es musical al 100% y hay un 25% de descuento para entidades culturales sin ánimo de lucro. Eso sí, tal y como me comenta Fernando Chamorro de Todoexitos:

Hay unos porcentajes de subida cada año sobre la tarifa base que no se corresponden al IPC real. Fíjate además que ahí hablamos de que es una web/entidad con ingresos inferiores a 300 euros/mes que no vengan de la publicidad en la propia web, y con menos de 50.000 visitas, la SGAE recauda un 30%. Y si aparece algún tipo de banner, aunque no reporte beneficios económicos, el porcentaje que consigue es del 50%.

Date cuenta que ellos asocian publicidad a tener ánimo de lucro, cosa que no tiene nada que ver ¿o creen que el dinero sale de debajo de las piedras? Las entidades sin ánimo de lucro pueden tener ingresos de sus socios o de vender publicidad, como hace el equipo de fútbol del barrio, y eso no significa que tengan ánimo de lucro. Quizá deberían plantearse ellos si tienen o no ánimo de lucro y no medir a todos por el mismo rasero.