Sin duda alguna, Nevermind fue uno de los mejores discos que facturó Nirvana, vendió 25 millones de copias en todo el mundo e incluía el himno de toda una generación: Smells Like Teen Spirit. Uno de los rasgos característicos de este disco es su portada, en la que aparecía un bebé bajo el agua.

Ese bebé lleva por nombre Spencer Elden y fue el elegido porque sus padres, que cobraron 200 dólares, eran amigos del fotógrafo. Eso fue en 1991, ¿cómo luce Spencer hoy en día?

La imagen actual pertenece a un DVD publicado en 2005 llamado Classic Albums - Nirvana - Nevermind. Según recoge la revista New Musical Express, el chico en la actualidad es fan de Nirvana, aunque no podrá cumplir con una de las promesas que Kurt hizo a su esposa: invitarlo a comer cuando fuera mayor.

Enlace: The baby on Nirvana's Nevermind album is 17