Torrelodones es un municipio que tiene poco más de 19.800 habitantes y una extensión de 21 kilómetros, lo que lo hace uno de los términos municipales más pequeños de la Comunidad de Madrid. Sería un pueblo que pasaría prácticamente desapercibida de no ser porque su alcalde es segundo dirigente político que más cobra en España.

Carlos Galbeño ostenta este título tras subirse el sueldo un 30% para así llegar a los 91.445 euros anuales. Ha hecho lo mismo con 4 tenientes alcaldes -que cobrarán 60.745 euros al año- y además ha incorporado otros 6 cargos de confianza que también serán pagados por las arcas públicas.

Sólo el alcalde de Barcelona cobra más que Galbeño: Jordi Hereu cobra 111.000 euros al año. Por detrás de Galbeño se encuentran Alberto Ruiz-Gallardón -90.450 euros-, Esperanza Aguirre -74.490 euros-, José Luis Rodríguez Zapatero -89.303 euros- o María Teresa Fernández de la Vega -84.000 euros-.

¿De verdad es necesario que un pueblo tan pequeño haga tal gasto salarial en sus funcionarios? Es muy injusto para todos los habitantes de Torrelodones, que podrían exigir a su alcalde el tener facilidades de acuerdo con el sueldo que cobra. Lo peor es que el alcalde lo considera necesario ya que ha sido él mismo el que se ha subido el sueldo, y todo indica que es un experto en beneficiarse.

Enlace: El alcalde de Torrelodones se sube el sueldo y será el mejor pagado tras el de Barcelona