Amnistía Internacional denuncia que 70 países aún persiguen la homosexualidad, y 8 incluso la castigan con pena de muerte. Desde la ONG se felicita a Europa por no penalizarla, aunque aún queda un último escollo: Polonia.