Por cientos de años se ha intentado explicar por qué la Vía Láctea se observa con una inclinación desde la tierra y al parecer se debe a que nuestro sistema solar no pertenece a ella, sino a una galaxia enana llamada Sagitario.

De acuerdo con información recabada por un proyecto que estudia las emisiones infrarrojas en el espacio, encabezado por la Universidad de Massachussets, los astrónomos están respondiendo a interrogantes sobre la relación entre la Vía Láctea y nuestro sistema solar que han permanecido como misterio.

La investigación prueba que la Vía Láctea está consumiendo a uno de sus vecinos en una muestra dramática de canibalismo galáctico. El estudio publicado en la revista especializada Astrophysical Journal, es el primero en mapear en toda su extensión a la galaxia Sagitario y muestra con detalle cómo sus fragmentos envuelven y atraviesan a la Vía Láctea.

Sagitario es 10 mil veces más pequeña en masa que la Vía Láctea, por lo que está siendo estirada, separada y absorbida.El mapeo infrarrojo fue realizado en 2003.

Enlace: La Tierra no proviene de la Vía Láctea, aseguran astrónomos