Martin Perez quien se describe como Rebelde y rojo como la sangre está vendiendo copias de Ubuntu Linux en los vagones del metro de la Ciudad de México imitando el "modelo de negocios" de miles de personas que hacen exactamente lo mismo pero con libros de auto-superación y recopilaciones de música cursi en MP3. Los vende a 20 pesos mexicanos ($1.70 dólares) y dice que le va bastante bien.

Se que esta actividad será controversial, especialmente entre la comunidad de linuxeros, pero en un ejercicio de difusión total que no afectará lo que hace Martín Perez (el metro transporta 8 millones de personas al día), no sería buena idea que un fin de semana un grupo de personas regalen unos 500 discos de Ubuntu entre vagones y andenes?

Enlace: Vender Linux en el Metro de Ciudad de México