Miguel Sanz, presidente de Navarra, alardeó que viajó en auto desde esa ciudad hasta Allo en 20 minutos, sin que lo pare la policía, el problema es que al hacerlo acepta que es un irresponsable que incumple las leyes:

"La Autovía de Pamplona a Logroño me ha permitido venir a mí de Pamplona a Allo en 20 minutos, y no nos ha parado la policía”, decía Sanz, que lo que no explicó a sus espectadores es que esa infracción de las normas de tráfico, además del peligro que conlleva, lleva implícita una multa económica mínima de 140 euros, la retirada de dos puntos del carné y la posible retirada del carné de conducir durante un mes.

Enlace: Otro político con prisas al volante | Vía: Escolar