Ayer les contaba cómo por medio del incumplimiento de la licencia GNU Samuel Aguilera perjudicaba a la comunidad que hay alrededor de WordPress al publicar una traducción al español sin el código fuente respectivo ¿Por qué? la respuesta no es corta pero se resume en cerrar puertas en una "casa" donde todas siempre han estado abiertas. Estoy seguro que en otros lugares tener ciertas accesos cerrados resulta bueno pero en el caso específico del movimiento de WordPress las cosas han funcionado bastante bien manteniendo todo abierto y eso incluye trabajos derivados como las traducciones.

Lo importante: Ya hay dos traducciones publicadas con código fuente para que puedas hacer tus modificaciones, por ejemplo adaptándola a tu país, modificando palabras que se usen más en tu zona geográfica, detalles pequeños pero importantísimos para la mayor adopción del uso de WordPress y el mejor entendimiento de un software de publicación de blogs.

Ahora pasemos a algo menos importante: Samuel Aguilera intentó ayer defenderse de su obvio error por medio de ataques "ad hominem" a mi persona y a otros que pidieron liberara el archivo fuente de su traducción como lo requiere la licencia GNU con la que se liberó la traducción en la cual el se basó. Aguilera decide cerrar aún más puertas quitando su traducción, demostrando una sola cosa: nunca estuvo dispuesto a cumplir con una simple y sencilla licencia -- ¿y que hizo a cambio?

...siguió con los ataques hacia mi, que si me equivoqué en el orden de las siglas GPL, que si no tengo derecho sobre el archivo (otra demostración que este individuo no entiende nada del open source), que nadie le explicó por qué violó la licencia, que no respetamos su derecho a moderar comentarios (los comentarios se hacen para escribir acerca de un post, cosa que todos hicimos, si no le gusta que quite comentarios). Todos son razonamientos que nada tienen que ver ocn el hecho en cuestión: violación de una licencia.

Samuel, Qué fácil es mostrar cómo crackear el Windows Vista y publicar un keygen que permite usar el sistema operativo sin pagar un centavo, pero a la hora de liberar tu trabajo, aunque sea una traducción, cierras la puerta, e impides que bajen el archivo fuente y si alguien te lo reclama entonces es "la policía del GPL" y "actúa como un niño". Qué fácil es criticar, qué fácil es crackear programas, qué fácil es hablar, pero qué difícil es actuar, ¿no?

Hector Lecuanda tuvo una gran idea: usar Google Code para hospedar y trabajar desde ahí en futuras traducciones. Si Los hermanos Carrero, Reyson y cualquier otro interesado en hacer la traducción trabajaran en un mismo archivo, las actualizaciones saldrían en cuestión de pocas horas y con mayor calidad.