4 prestigiosas universidades -Oxford, Cambridge, Harvard y Toronto- se unieron para llevar a cabo un estudio sobre la censura en internet, y los resultados no son nada alentadores: se cuentan 25 países que controlan lo que sus habitantes pueden ver en la red.

Lugares tan comunes en occidente como Google Maps o YouTube, son considerados como sitios con contenidos políticos o sociales peligrosos. ¿Lo peor? Que en muchas ocasiones, la tecnología necesaria para lograrlo, la proveen compañías de este lado del mundo. Eso sí, hay diferentes tipos de censura según cuenta el artículo de El País:

Los autores del informe han detectado tres tipos de censura. La más común es la política, ejercida para evitar la difusión de ideas por parte de partidos de la oposición, defensores de los derechos humanos o disidentes. El peor país para la censura política es Myanmar (antigua Birmania), seguido de China e Irán. El segundo tipo de censura es la social, que impide acceder a contenidos vinculados con derechos de grupos como mujeres y homosexuales. Irán, Omán y Arabia Saudí encabezan esta lista negra. Un tercer tipo de censura se relaciona con la "seguridad nacional", es decir, se impide el acceso a webs y sitios de noticias de grupos insurgentes o terroristas. Myanmar, China e Irán repiten en los tres primeros puestos.

Esta es una de las señales tristes, de que cada vez más, internet se parece a la vida real.