The Independent captura una triste historia muy recurrente en esta época del año...

Son 27 inmigrantes africanos que naufragaron y tuvieron que aferrarse durante 72 horas a esta red de pesca para atunes, remolcada por un barco pesquero maltés en pleno Mar Mediterráneo. Esto sucedió porque ningún barco que pasó por allí, les brindó ayuda, aunque los capitanes estén obligados a hacerlo.

Según un portavoz de la Unión Europea: "Es una clara obligación moral y una obligación legal". Yo aclaro: se trata de una obligación humana.

Enlace: 72 horas colgando de un hilo