En plenas elecciones, Julián Rojas de El País, se sube a un helicoptero y nos responde la pregunta fotografiando una zona crítica en este campo: La costa del sol.

Esta foto es de una urbanización de Mijas. El problema se extiende a otras poblaciones como Fuengirola o Estepona. Por supuesto, la palma se la lleva Málaga, donde entre 1996 y 2005 se han construído 313.000 viviendas, una barbaridad para la extensión territorial del municipio.

Se prevee que en 2015 la población de la Costa se triplicará. Y aunque no lo parezca, esto es un verdadero problema, porque este crecimiento sólo se nota en los bolsillos de las constructoras que muchas veces tienen trato de favor de algún ayuntamiento. Por no hablar de la deforestación y de la escasez de zonas verdes en favor de verdaderas moles de hormigón.

¿Habrá una forma de parar esto?

Enlace: La Costa del Sol está enladrillada