Interesante post escrito por Javier Sánchez hace un par de días en Vivir México relacionado a la despenalización del aborto en la Ciudad de México (tema del cual hoy mismo escribí). Reproduce algunas palabras de Fernando Savater, honoris causa por la UNAM acerca de por qué la religión no debe meterse en asuntos del estado:

La jerarquía religiosa, de una u otra religión, tiene derecho a establecer lo que según su credo son pecados, pero no tiene derecho a decir lo que son delitos. Un obispo o un rabino o lo que sea puede decidir qué cosa es un pecado, pero los delitos debe establecerlos la ley laica, la democracia, los legisladores que se basen en razones, en argumentos comprobables o en historia, y en valores compartidos más allá de las diversas religiones.

México es un estado laico y es imposible negar que en poca medida con el gobierno de Fox y en mucha medida con el gobierno de Calderón la iglesia católica está metiéndose donde no debe. Todo esto se amplifica con el comunicado del Papa respaldando las acciones de la iglesia católica contra la despenalización del aborto.