La Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la modificación penal para que de primera a la doceava semana el aborto ya no sea considerado como delito; también se reduce la penalidad si la interrupción del embarazo sucede después de dicho periodo, antes eran de 1 a 3 años de prisión y ahora será de 3 a 6 meses o 100 a 300 días de trabajo comunitario.

La modificación tuvo cuatro votos en contra por parte del PAN (partido conservador derechista) y uno del Partido Verde Ecologista (un partido familiar que se le arrima al que más le convenga). La modificación de estas leyes ha causado fuerte controversia y un encuentro durísimo entre diferentes ideologías en un país que es mayoritariamente católico.

¿De donde saca la iglesia católica tanto dinero para poner mensajes tan agresivos en vallas y espectaculares en toda la Ciudad de Méxíco? -- me ha tocado ver cosas sólo clasificables como imbéciles como por ejemplo: "Si al violador no le dan pena de muerte, por qué al hijo si?".

Me da mucho gusto que en una pequeña demostración de cordura algunos sectores políticos de este país (enfrentando inclusive a amenazas de muerte) estén mostrando avances para permitir que las mujeres puedan elegir qué hacer con su cuerpo y combatir en mayor o menor medida el fuerte machismo casi indestructible que existe en México.

Comisiones unidas de la ALDF aprueban dictamen sobre el aborto (La Jornada)