Felipe Calderón, presidente de México asegura que jamás permitiría que Estados Unidos lo usara como "ariete" para golpear a la izquierda latinoamericana, lo cual no es necesario por todo lo que hizo Fox para desunir a México de latinoamérica durante su gestión, pero su comentario inmediato hace las cosas aún peor, autocalificándose de líder latinoamericano (de risas, sí):

Conviene en que buscará, en cambio, que México ejerza un liderazgo en la región, porque está "necesitada de ponderación, equilibrio y sensatez".

Todas y cada una de las personas mexicanas que visitan cualquier país que esté de su frontera sur para abajo me dicen lo mismo al volver: "México está completamente desligado al resto de países latinoamericanos", eso no es ni bueno o malo, dependerá del punto de vista pero teniendo ese precedente no se con qué argumentos Calderón pretende ser líder de la región.