Un curioso artículo escrito por Annalee Newitz en Wired News donde explica cómo logró que un post mal escrito, irrelevante y sin ningún interés llegara a la portada de posts populares de Digg, ¿el secreto? comprando votos.

Lo más interesante del experimento y del artículo es entender lo que Digg hace con los usuarios que son parte de estas "redes de votantes pagados" o parte de un fraude: para empezar no les cancelan las cuentas, permiten que sigan votando de esa forma no se dan cuenta que fueron descubiertos, el truco está en que sus votos valen mucho, mucho menos y así sus intenciones no funcionan.

Lo curioso es que, aún cuando la noticia era totalmente irrelevante, después de una serie de votos pagados (un poco más de 40) su post en Digg empezó a tener votos de usuarios legítimos de Digg, Newitz concluye que se sienten atraídos por lo popular, y asumo que tiene toda la razón; a la mañana siguiente habían 121 votos y su post estaba marcado como popular.

Aunque el CEO de Digg, Jay Adelson, advirtió que este tipo de cosas no funcionan (con el método descrito anteriormente) el post experimental sí llegó a ser popular pero eventualmente descartado.

La pregunta interesante es: ¿cuánto tiempo falta para que haya este tipo de sistemas de pagos por voto en sitios como Menéame o Enchílame? -- ¿existen ya?

Actualización: TechCrunch explica que Condé Nast, dueña de Wired, también es dueña de Reddit, competidor de Digg. Interesante.