Durante algún tiempo le he puesto mucha atención al caso de Julie Amero, una profesora estadounidense que podría enfrentar 40 años de carcel por culpa del Internet Explorer y el spyware. En Techdirt escriben al respecto dando buenas noticias a los que estamos convencidos que ella es inocente y es víctima de una serie de eventos poco afortunados, una sociedad conservadora, un grupo de policías y abogados con muy poco conocimiento de software e internet.

La primera buena noticia es que tiene un nuevo abogado con mucha más experiencia y mucho más "colmillo" de hecho logró que el juez posponga la sentencia de mañana y le da un mes más al nuevo abogado para que puedan familiarizarse con el caso.

El nuevo abogado seguramente está recibiendo sus honorarios por medio de donaciones.