Más del ataque a los servidores raíz de ayer, mucho menos grave de lo que todos creíamos. Queda claro que los encargados son buenos haciendo su trabajo pero también demuestra que con suficiente tiempo, recursos y planeación es posible dejar a una gran porción de usuarios sin internet al menos por unas horas.