Ars Technica cuenta del sistema anti-robo de la OLPC, esta laptop hecha para niños de países subdesarrollados que cuesta unos 100 dólares, al parecer algunos de los países que planean comprar estos equipos les preocupa la posibilidad de robo y uso de información maliciosa (que se vuelve más sensible y problemático si son niños los que usan estos equipos) por lo que han implementado un método para desactivar un equipo por completo de forma remota.

Esto funciona con un daemon que no se puede deshabilitar de ninguna forma (ni si quiera con el usuario root), cada 21 días el sistema operativo baja una licencia automaticamente, si no sucede esta se deshabilita completamente, si se reporta como robada, se bloquea inmediatamente. El problema en los dos casos es el acceso a internet, única forma de "comunicarse" con la laptop.

Muy relacionado es el post de Mariano Amartino sobre la laptop y los principios de seguridad en las OLPC que de hecho deberían aplicarse a todas en el mundo.