Más "buenas noticias" (¡¡¡lo anterior fue **sarcasmo**!!!) del gobierno de **Felipe Calderón**: la [Secretaría de Gobernación](http://www.segob.gob.mx/) endurecerá el trato hacia los indocumentados en el país, entre otras cosas:

* **Se les negará su derecho a recibir visitas hasta por 20 días**.
* Serán **aislados del resto de los internos** por un periodo similar a discreción del jefe de la estación migratoria.
* Será más difícil para los defensores de derechos humanos y sacerdotes acceder a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración.
* Deberán presentar identificación, registrarse en un libro de gobierno
* Someterse a revisión.
* En ciertos casos se tomará **foto y huellas dactilares** a los visitantes (la privacidad por la ventana).

Todo esto viene en un [alarmante artículo de **El Universal**](http://www.eluniversal.com.mx/primera/28372.html):

> Tanto curas como organizaciones no gubernamentales estarán obligados a dar el nombre de las personas autorizadas, adjuntar copia certificada del acta constitutiva de la agrupación y copia certificada del registro de la misma.

> Con ello, el gobierno mexicano tratará a los indocumentados como delincuentes, facilitará la comisión de violaciones a sus derechos y la impunidad de los agresores, advirtieron Alejandro Solalinde, de la Comisión Episcopal de la Movilidad Humana, y Édgar Cortez, de la Red Mexicana Todos los Derechos para Todos.

> Advirtieron que se irá en contra de la transparencia que debe regir en ese tipo de centros de detención, y se obstaculizará el trabajo de quienes se dedican a defender y proteger los derechos de los migrantes.

Mientras México se queja a diario por el trato de los mexicanos en Estados Unidos podemos ver cómo **hacen lo mismo en su propio territorio**. Vienen malos tiempos para México.