Meses atrás escribía acerca de Yoigo y su original publicidad, al parecer eso es lo único bueno que hacen pues el servicio de la telefónica no está al mismo nivel.

Laura escribe en Gizmología su amarga experiencia con Yoigo en donde tiene un contrato que especifica que tiene que consumir un mínimo de 6€ al mes, cosa que no puede hacer pues no tiene cobertura en ningún lado:

Estando en la misma ciudad de un día para otro la red dejó de funcionar de manera radical. Incluso cambiando de ciudad Yoigo tampoco me quería: un mismo día observé como de las 4 ciudades por las que pasé -bastante alejadas entre sí, por cierto-, sólo en Madrid centro podía utilizar sus servicios. Increíble.

Marketing Directo (vía Xataka Móvil) cuenta que hay una fuerte campaña de los consumidores en contra de esta compañía, aunque Yoigo respondió las críticas en su sitio web, ofreciendo disculpas y regalando recargas gratuitas y tarjetas de compra de 50€ en el Corte Inglés, los usuarios vuelven a denunciar que esta es, también, una promesa incumplida.

El servicio a cliente también es pésimo, Laura intentó darse de baja pues la empresa no cumple su lado del contrato y lean el "excelente" trato que recibió:

Al ver que no me daban una solución al problema volví a llamar para que me anularan el contrato: evidentemente si no tengo servicio y no están cumpliendo lo pactado es razonable que quiera darme de baja con estos señores. Con la mala suerte que tengo me tocó un operador borde, que ni de broma accedió a anular el papelucho. Como me dijo el graciosillo “claro, tienes tu parte de razón porque no puedes utilizar el móvil, pero has firmado una permanencia y eso no se puede anular, espera a que te llamen del departamento técnico”. En resumen, lo que me contó fue que me jodiera hasta que a ellos les diera la gana de atenderme, cumpliendo, eso sí, con lo estipulado en el contrato.

Increíble y triste.