Días atrás enlazábamos un post acerca de Second Life en Tecnorantes y la dificultad técnica que representa el software (lento, pesado) y lo aburrido que puede llegar a ser, en mi caso personal, yo estoy totalmente de acuerdo con las palabras de Juan Luis, especialmente:

Yo lo probé hace tiempo, y lo encontré difícil de usar, técnicamente flojisimo y en definitiva un autentico tostón…

Parece que no soy el único. Y concuerdo con Laurent, nos han vendido la burra, y no es para tanto.Ni es la revolución, ni el no va mas, ni el negocio del siglo.

Pero hoy leo una opinión en Mi Otra Vida, un sitio evidentemente dedicado a Second Life, donde explican un par de cosas interesantes y muestran otro punto de vista totalmente diferente pero igual de válido, me llaman la atención dos puntos:

La cuestión más importante a tener en cuenta es que los mundos virtuales comienzan a cuajar y se muestran como una buena herramienta que puede aplicarse a multitud de aplicaciones: se han creado universidades en ellos, se han realizado campañas a favor de los enfermos o los pobres, se crean constantemente centros de arte o culturales, la gente los usa para conocer a personas afines a ellos con mayor facilidad a como se conseguiría en el mundo real, luego, otros sacian ciertas imperiosas necesidades como la búsqueda de amigos o de placer.

(...)

Second Life es el primer Metaverso con éxito, la primera infraestructura 3D que permite una nueva forma de interacción a gran número de usuarios, después de otras tentativas infructuosas que se llevan efectuando desde antes del año 2000 y viene a demostrar que la comunicación en red tiene multitud de ventajas cuando se le añade una interfaz gráfica.

No dudo que no tenga razón, la pregunta es si Second Life llena las expectativas de los "éxitos sociales" que pretendemos tener con un mundo virtual.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.