Al final Apple ha decidido cobrar $1.99 dólares por el activador que permite que cualquiera de los siguientes modelos pueda usar redes 802.11n:

  • MacBook Pro con Intel Core 2 Duo
  • MacBook con Intel Core 2 Duo
  • Mac Pro con AirPort Extreme incluída
  • iMac con Intel Core 2 Duo (excepto el modelo de 17 pulgadas)

Estos equipos ya traían una tarjeta capaz de usar este tipo de redes pero en las especificaciones no se lo especificaba. El hecho que Apple tenga que cobrar por esta actualización se debe a la Public Company Accounting Reform and Investor Protection Act of 2002, una ley federal más conocida como Sarbanes-Oxley o SOX, lo explicaba Enrique Dans hace unos días:

[La ley Sarbanes-Oxley fue] publicada como respuesta a la profusión de escándalos contables de finales del siglo XX y principios del XXI que minaron gravemente la confianza del público en la contabilidad de las compañías. Parece ser que, en virtud de esta ley, la venta de un artículo no se produce y no puede por tanto reflejarse en la contabilidad hasta el momento en que la última prestación del mismo ha sido enviada al cliente. Activar esa prestación no anunciada sería considerado por tanto una “finalización del producto”, y por tanto, las máquinas deberían ser imputadas en los libros contables de Apple ahora, y no cuando realmente fueron anotadas en el momento de la venta de la máquina, en el que, según la aplicación estricta de la ley, simplemente se produjo el envío de un “producto inacabado”

Después de la actualización, la cual ya hice, tienes que abrir tu Network Utility (no se cómo se llama en español) y debe de estar especificada en tu tarjeta AirPort que puedes usar redes n:

Network-Utility

AirPort Extreme 802.11n* Enabler for Mac (Apple Store)