Al parecer algunos estadounidenses están un poco paranóicos (les doy la razón) con el hecho que todos los pasaportes dados después del próximo 1 de Enero tendrán un chip RFID haciéndole el trabajo de obtener tus datos personales muy sencillo a oficiales y también a hackers. Imagino que otros países empezarán a hacer lo mismo muy pronto.

Wired.com ofrece un tutorial para desactivarlo, sólo involucra un paso y es relativamente sencillo: darle duro con un martillo o un objeto pesado hasta que deje de funcionar. Meterlo en el microondas o mojarlo no funcionan.

El mismo tutorial advierte que esto puede ser penado con 25 años de cárcel pero si lo logras no invalidas el pasaporte.