Esta protesta podría considerarse como la más rápida y la más escandalosa que se haya realizado en la historia de México. Ahora, nadie dijo que los diputados se habían quitado de la tribuna, eso no impidió que el Estado Mayor Federal haya abierto un camino para que el ex-presidente Vicente Fox y el nuevo presidente Felipe Calderón, hicieran todo su teatrito y luego se fueran.

Hablaron muy rápido, sí, de verdad me pareció muy gracioso que ni siquiera les importara que la bola de diputados atrás estuviese chiflando, pero a pesar de todo, el nacionalismo se les vió a todos cuando se quedaron medio callados cuando pusieron el himno nacional.

Ahora mismo, hay gente a favor de Calderón afuera del Auditorio Nacional gritando ¡Sí se pudo!, tal cual como si el señor de verdad hubiese hecho algo extraordinario al presentarse en San Lázaro, esperando a que comience el evento especial, al cual no están invitados. Sea como sea, creo que ahora esta toma de protesta medio vale, aunque honestamente, esto fue una muy mala broma.

(Foto: Televisa)