...y sigue el ReviewMe affair en la blogosfera hispana, donde nos encanta ahogarnos en un vaso de agua. Antes de continuar vamos dejando algunas cosas claras:

  1. Mi opinión acerca de ReviewMe se basa en el hecho que yo no puedo, ni quiero, ni debo decirle a los bloggers con quien trabajo sobre qué deben de escribir, esto es porque yo tengo una empresa de blogs llamada Hipertextual.
  2. El argumento que yo no puedo decir que un post es sagrado (uno que otro se tomó estupidamente literal mis palabras, pobrecitos) porque tengo publicidad en mi blog, es una discusión perdida, son cosas totalmente diferentes.

El argumento #1 en contra de mi post anterior es que a nosotros nos envían equipo para reseñarlo; la cosa es que no podemos escribir nada sin que tengamos fisicamente un aparato o sin descargar un software, y tampoco recibimos dinero por hacerlos. Cada vez que una marca pretende enviarnos algo para reseñar mi email es "no pretendas que enviarnos algo es garantía de una reseña ni de que será positiva", más de una marca ha desistido cuando lee esto. ¿Qué hemos hecho con los equipos que recibimos? Los sorteamos, los regalamos, si es software la licencia de prueba se vence. ¿Estamos influenciados por la "bondad" de una marca o desarrollador? personalmente lo dudo mucho, pero cada blogger que trabaja conmigo tendrá que decirlo por si mismo.

El problema en esta tormenta en un vaso de agua (tan típica de nuestra blogosfera, donde aparte algunos aprovechan para cagarse en otros, sencillito) es que es difícil tener una discusión cuando la mayoría está siendo pagada por tenerla, y es que yo estoy argumentando contra bloggers que han recibido dinero por entrar en dicha conversación, pero ninguno de ellos ha escrito negativamente.

¿Es porque realmente es un excelente servicio? -- es probable, y ahí el que la cagó soy yo, porque después de todo lo que he dicho, decidí reseñar ReviewMe sin probarlo; mi amigo Walter Kobylanski lo explica:

Ah!, no vayáis a pensar que hablar bien del sitio que vais a revisar es una norma, todo lo contrario, aparte del disclosure, las 200 palabras y el plazo de 48horas para publicar, hay libertad total para decir y escribir lo que uno quiera, pero, ¿cómo iba a hablar mal de un servicio que me ha hecho tomarme un break del trabajo para publicar?

Punto a favor. Lo reafirma Juan Luis Hortelano en Tecnorantes, agregando:

Nada que no exista ya, pero sin duda una forma de facilitar lo que hasta ahora se ha hecho de forma mas o menos habitual, mediante regalos, amistad, colegeo o lo que sea.

Con la diferencia de que en este caso no tienes obligación de hablar bien, y tienes que indicar claramente que es un post sponsorizado o pagado.El blogger tiene total libertad para aceptar una review y hablar lo que le de la gana.

La verdad es que me parece una evolución normal de la publicidad en los blogs, y como se ha dicho tantas veces, todo depende de la credibilidad y del “filtro” de cada uno.

Pero lo que me abrió los ojos fue lo publicado en Loogic:

en español hay un buen número de blogs dedicados a hablar sobre software y aplicaciones web. Incubaweb, ñblog y wwwhatsnew ya han publicado su correspondiente post patrocinado. Sabemos que en Bitelia núnca se publicará un post de este tipo, pero y en Genbeta? qué piensan en Weblogs SL sobre todo esto?

...y claro, ahí me di cuenta de algo: si en Bitelia o en Gizmología quieren hablar de un tema y hacerle la reseña (y estar 100% concientes que podemos destrozar el producto o servicio en la reseña) entonces no tengo motivos para decir que no.

La ventana más interesante de los blogs como medio es esta, meterme en una discusión en donde argumentos interesantes e inteligentes nos pueden enseñar mucho.

Entonces, feliz y contento me retracto de lo dicho anteriormente. Aunque mantengo mi posición total de que yo no puedo ir a decirle a los bloggers de mi empresa de qué escribir, si ellos están de acuerdo y con ganas de escribir sobre alto (positiva o negativamente) y de paso ser pagados por hacerlo no me voy a oponer.