De acuerdo a la Procuraduría General de la República (PGR) de México, hace dos meses solicitó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el intensificar las inspecciones para lograr detectar la compra y venta de explosivos, de acuerdo a ellos por posibles actos terroristas.

Ya no se si el uso de la palabra "terrorista" sea una excusa para darle más gravedad a lo que está pasando en la ciudad de México con estas bombas, pero con dos meses de aviso y advertencia a este tipo de cosas creo que muchos altos funcionarios no están haciendo bien su trabajo.

La PGR planteó inclusive que la Administración General de Aduanas incremente las acciones para la detección de materiales pirotécnicos, explosivos y sustancias químicas utilizadas en su fabricación.

Respecto a los tres estallidos del lunes en la capital del país, el secretario de Seguridad Pública Federal, Eduardo Medina Mora, informó que el gobierno tiene pistas que apuntan al Comando Jaramillista Morelense 23 de Mayo como los presuntos responsables de los hechos.

Tras las explosiones, un frente de cinco grupos guerrilleros -en el cual no figura el Comando Jaramillista- se adjudicó los ataques.

Yo no me voy a olvidar de la excusa que dieron en presidencia y ojalá no pase algo más grave...