No pude evitarlo, cuando vi a la niña salir volando por la ventana no me causó horror sino mucha risa, entre que la campaña de la Dirección General de Tráfico de España está hecho con las patas y que la crudeza para advertir de los errores comunes ya no funciona se me hace que el anuncio no va a hacer diferencia alguna.

Ahora mismo estoy re-leyendo The Tipping Point de Malcolm Gladwell donde escribe al respecto, de cómo la publicidad de advertencia con imágenes (video, fotos) súper crudas no funciona si no le agregas un factor de éxito. En pocas palabras, de poco sirve ver a una niña volando por el parabrisas del auto si no les explicas las mejores maneras de prevenirlo, suena tonto, tontísimo, pero es efectivo. Si muestras con peras y manzanas cómo ponerte el cinturón y los 2 o 3 segundos que toma, ya ni si quiera necesitarás mostrar cuerpos voladores mutilados.

Por otro lado, también me da risa los que se escandalizan con las campañas de concientización shockeantes pero ese es otro tema.

Mira el video en cuestión.