LACNIC anunció el pasado 24 de octubre la asignación de bloques de direcciones de IPv6 para latinoamérica, con la buena noticia que se entrega un número equitativo para cada Registro Regional de Internet.

Si actualmente cada dirección IPv4 podría ser compartida por 8 personas, con IPv6, cada persona de la región podría tener el equivalente a 8,129,240 direcciones. Una capacidad casi inagotable.

Este es el primer paso de muchos, ahora toca que los proveedores de internet nos permitan conectar por medio de estas nuevas direcciones. ¿Pero qué es IPv6?

IPv6 es la versión 6 del Protocolo de Internet (Internet Protocol), un estándar del nivel de red encargado de dirigir y encaminar los paquetes a través de una red.

Diseñado por Steve Deering de Xerox PARC y Craig Mudge, IPv6 está destinado a sustituir al estándar IPv4, cuyo límite en el número de direcciones de red admisibles está empezando a restringir el crecimiento de Internet y su uso, especialmente en China, India, y otros países asiáticos densamente poblados. Pero el nuevo estándar mejorará el servicio globalmente; por ejemplo, proporcionando a futuras celdas telefónicas y dispositivos móviles con sus direcciones propias y permanentes. Al día de hoy se calcula que las dos terceras partes de las direcciones que ofrece IPv4 ya están asignadas.

Con IPv6 se pueden crear 340 sextillones de direcciones únicas, en términos prácticos: adiós NAT, adiós redirección de puertos, adiós compartir un IP públíco.

(¡Gracias León Felipe Sánchez!)